Ilustraciones Surrealistas de la Subcultura Obscura/ Dark Culture

Libros-Textos / Books-Texts

Frases Inolvidables de Alicia. 185 Años Lewis Carroll

Lewis Caroll (UK. 27.01.1832 – 14.01.1898)
Charles Lutwidge Dodgson: Autor de Alicia en el País de las Maravillas, Alicia a través de el Espejo, sus obras más afamadas.
Escritor, matemático, fotógrafo, sospechoso de ser Jack El Destripador
Más en : Hoy es un Día Negro / Today is a Black Day (27.01)

Introducción Hexen 26.01.2016
Más Introducciones en: Introducciones

MichaelKutsche Conejo Viejo

Conejo de Michael Kutsche

¡Qué extraño es todo hoy! ¡Y ayer sucedía todo como siempre!… ¿Habré cambiado durante la noche? Pero si no soy la misma, el asunto siguiente es ¿quién soy? ¡Ay, ése es el gran misterio!

Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces.

Si conocieras el tiempo tan bien como yo, no hablarías de perderlo.

Sólo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni siquiera quieren encontrarlo.

O el pozo era muy profundo, o ella caía muy lentamente, porque mientras descendía le sobraba tiempo para mirar alrededor y preguntarse qué iría a pasar a continuación.

Todos estamos locos acá. Yo estoy loco. Tú estás loca.

Esto no es nada comparado con lo que podría decir si quisiera.

Cuanto más haya de lo mío, menos habrá de lo tuyo.

Te regalo todo lo que dije hasta ahora.

¿Quién eres tú? – Yo… yo casi no lo sé en este momento… por lo menos sé quién era yo, pero me parece que debo haber cambiado.

Cuando leía cuentos de hadas suponía que esas cosas nunca ocurrían, y aquí estoy ahora en medio de una.

¡Que le corten la cabeza!

¿Vas a entrar realmente? Esa es la cuestión principal.

¿No sería un asesinato abandonarle?

Puedes estar segura de llegar a algún lado si sólo caminas lo suficiente.

Si cada uno cuidara su propios asuntos, el mundo giraría mucho más rápidamente.

Creo que sí, estás demente. Pero te diré un secreto: las mejores personas lo están.

De modo que ella, sentada con los ojos cerrados, casi se creía en el País de las Maravillas, aunque sabía que sólo tenía que abrirlos para que todo se transformara en obtusa realidad.

Otras notas relacionadas en este site:

Galería Ambulatoria: Raymond Sepúlveda: Wonderlost. The Alice Proyect

Alice: Madness Returns (Video Juego)


Introducción Psychokillers (Fragmento)

Intro Hexen 16.06.2016: Asesinos de Masas
Fragmento de la Introducción “Filosofando a cuchilladas” del Libro PsychoKillers de Jesus Palacios.
Bibliografía en > Asesinos>  https://clauzzen.org/biblioteca-negra-black-books/a/

En vez de transcribir el fragmento leído en Hexen, les compartimos fotografías de cada hoja incluyendo la marginalia y el subrayado, tratando de recrear la sensación de tener el libro físico en las manos.
Al descargar cada foto se puede ampliar para aquellos de vista afectada.
Da Click en la Imágen para leer

 

Más Introducciones de Hexen en: Introducciones


Las Letanías de Satán. Charles Baudelaire

f59ba55f3d9c8454851ae21fb53140c6

Charles Baudelaire’s Les Litanies de Satan  / The Litanies of Satan / Las Letanías de Satán
Published as part of. / Publicado como parte de: Les Fleurs du mal / Flowers of Evil / Las Flores del Mal

English Translation below

Intro Hexen 7.04.2016
Las Letanías de Satán

Oh, tú, el más sabio y el más bello de los ángeles,
dios traicionado por la suerte y privado de alabanzas!

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Oh, príncipe del exilio, a quien se le ha hecho un agravio,
y que, vencido, siempre te levantas más fuerte,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que lo sabes todo, gran rey de las cosas subterráneas,
sanador familiar de las angustias humanas,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que, lo mismo a los leprosos que a los parias malditos,
enseñas por el amor el gusto del Paraíso,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que de la muerte, tu vieja y fuerte amante,
engendras la esperanza -¡una loca encantadora!

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que haces al proscrito esta mirada calma y alta
que condena todo un pueblo alrededor del patíbulo,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que sabes en qué ángulos de las tierras envidiosas
el Dios celoso escondió las piedras preciosas,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, en quien la mirada clara conoce los profundos arsenales
donde duerme amortajado el pueblo de los metales,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, en quien la larga mano esconde los precipicios
al sonámbulo errante al borde de los edificios,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú que, mágicamente, ablandas los viejos huesos
del borracho tardo atropellado por los caballos,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que para consolar al hombre frágil que sufre,
nos enseñas a mezclar el salitre y el azufre,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que pones tu marca, oh, cómplice sutil
en la frente de Creso despiadado y vil,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Tú, que metes en los ojos y en el corazón de las muchachas
el culto de la llaga y el amor de los andrajos,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Bastón de los exiliados, lámpara de los inventores,
confesor de los ahorcados y de los conspiradores,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Padre adoptivo de estos que en su negra cólera
del paraíso terrestre ha expulsado Dios Padre,

¡Satán, ten piedad de mi larga miseria!

Gloria y alabanza a ti, Satán, en las alturas
del cielo, donde tú reinaste, y en las profundidades
del infierno, donde, vencido, sueñas en silencio!
¡Haz que mi alma un día, bajo el Árbol de la Ciencia,
cerca de ti repose en la hora en que en tu frente,
como un Templo nuevo, sus ramajes se extenderán!

The Litanies of Satan

O you, the wisest and fairest of the Angels,
God betrayed by destiny and deprived of praise,

O Satan, take pity on my long misery!

O Prince of Exile, you who have been wronged
And who vanquished always rise up again more strong,

O Satan, take pity on my long misery!

You who know all, great king of hidden things,
The familiar healer of human sufferings,

O Satan, take pity on my long misery!

You who teach through love the taste for Heaven
To the cursed pariah, even to the leper,

O Satan, take pity on my long misery!

You who of Death, your mistress old and strong,
Have begotten Hope, — a charming madcap!

O Satan, take pity on my long misery!

You who give the outlaw that calm and haughty look 
That damns the whole multitude around his scaffold.

O Satan, take pity on my long misery!

You who know in what nooks of the miserly earth
A jealous God has hidden precious stones,

O Satan, take pity on my long misery!

You whose clear eye sees the deep arsenals
Where the tribe of metals sleeps in its tomb,

O Satan, take pity on my long misery!

You whose broad hand conceals the precipice
From the sleep-walker wandering on the building’s ledge,

O Satan, take pity on my long misery!

You who soften magically the old bones
Of belated drunkards trampled by the horses,

O Satan, take pity on my long misery!

You who to console frail mankind in its sufferings
Taught us to mix sulphur and saltpeter,

O Satan, take pity on my long misery!

You who put your mark, O subtle accomplice,
Upon the brow of Croesus, base and pitiless,

O Satan, take pity on my long misery!

You who put in the eyes and hearts of prostitutes
The cult of sores and the love of rags and tatters,

O Satan, take pity on my long misery!

Staff of those in exile, lamp of the inventor,
Confessor of the hanged and of conspirators,

O Satan, take pity on my long misery!

Adopted father of those whom in black rage
— God the Father drove from the earthly paradise,

O Satan, take pity on my long misery!

Glory and praise to you, O Satan, in the heights
Of Heaven where you reigned and in the depths
Of Hell where vanquished you dream in silence!
Grant that my soul may someday repose near to you
Under the Tree of Knowledge, when, over your brow,
Its branches will spread like a new Temple!

English translation: William Aggeler, The Flowers of Evil (Fresno, CA: Academy Library Guild, 1954)