Ilustraciones Surrealistas de la Subcultura Obscura/ Dark Culture

Programas Temáticos

Nuevo Video: Capítulo 4: Biblioteca Negra: Los Libros del Diablo.

Recíen Agregado a nuestro canal de youtube:

Subscribe & Share:

 


Punk, antes y ahora por Joey Ramone

IMG_5401

Introducción de #Hexen Serie #Punk Capítulo 2 (01.02.2018)
Artículo original en Inglés incluido en el Libro Alt-Rock-A-Rama de Scott Schinder. Rolling Stone Press 1996.

Cuando los Ramones comenzaron a mediados de los 70, reaccionábamos en contra de lo hinchado y serio y autocomplaciente que se había vuelto el rock n´roll. Habíamos crecido con una radio TOP 40 en A.M. enamorándonos de Los Beatles, Los Rolling Stones, The Who, Little Richard y Buddy Holly y después nos enganchamos con The Stooges, MC5, The New York Dolls, Slade, T Rex, Bowie y Mott the Hoople.
Para nosotros el rock n’ roll era mágico, emocional y real. Era liberador e inspiracional para nosotros.
Pero para mediados de los 70 todo en la música era sobre Emerson Lake and Palmer y Rock Corporativo (…) No quedaba espíritu, ni chispa, ni reto, ni diversión y muchos artistas se habían vuelto tan llenos de si mismos. Simplemente ya no escuchábamos música que nos gustara, así que jalamos todo para abajo y le regresamos la pasión, energía y emoción que le faltaba a la música que escuchábamos por ese tiempo.
Cuando los Ramones empezaron, no llamábamos a lo que tocábamos PUNK ROCK. Sólo sabíamos que estábamos tocando una nueva forma emocionante de rock n’ roll y eventualmente los medios nos etiquetaron como punk. Empezamos tocando en el CBGB en Nueva York y en 1976 fuimos a Londres para tocar en lugares de 3mil personas, tal parece que todo el que fue a vernos empezaría un grupo. Creo que volteamos su mundo de cabeza aunque no fuera esa nuestra intensión, sólo intentábamos hacer la música que nos emocionara a nosotros. Y desde entonces creo que nos hemos mantenido fieles a nuestra idea original y hemos continuado haciendo música que encontramos inspiradora.
En los últimos años, el subterráneo se ha vuelto mainstream (corriente principal) y grupos como Metallica y los Red Hot Chilli Peppers y Nirvana y Green Day y Offspring han tomado la actitud con la que nosotros iniciamos y le han sumado su propia individualidad y sentido único. Es lindo cuando estas bandas salen y dicen que Los Ramones han sido su inspiración.
Creo que es una época saludable para la música en America hoy por hoy, porque hay gente que está vendiendo mucho discos de música que es creativa y original. Tal parece que la juventud está acargo nuevamente, y no un puñado de viejos dictando el gusto de la gente y eso es bueno para el rock n roll. Para mi, el punk es ser individual, poder ir en contra de el resto levantándote y diciendo Este es quien soy. Para mi John Lennon, Elvis Presley fueron punks porque hicieron música que evocó emociones en la gente. Mientras haya gente que haga música que provoque eso, el punk rock estará vivo y saludable.

Joey Ramone. 1995


Locura y Arte: Mujeres (Programa Temático)

#Hexen 22.06.2017 : Programa Temático: Locura y Arte Parte III: Mujeres

Libro: Locura y Arte: Adrián Sapetti
Editorial Lea. Buenos Aires 2011
Capítulo: Locas de Amor
Playlist: https://clauzzen.org/hexen/playlists/
Introducción: https://clauzzen.org/hexen/introducciones/

Lecturas:  Fragmentos de lo leído en Hexen

Sylvia Plath: La Mujer está terminada

plath_sylvia

La de Sylvia Plath fue una vida corta y trágica. Había nacido el 27 de Octubre de 1932 en Boston, Estados Unidos. Era una joven rubia, muy bella, hija de un descendiente de alemanes. Consideraba a su padre un tiránico, un opresor de quien sentía que no podía liberarse, a pesar de que fallece cuando ella tiene nuevo años.
La muerte del padre marca a la niña a lo largo de su vida. Se le mezclan sentimientos de odio por el abandono y la opresión, a la vez que una identificación con el padre en el anhelo de seguir sus pasos: morir y abandonar a sus hijos, por lo cual algunos la comparan con Medea.
Hay algo en sus escritos que nos da miedo, sobre ellos se cierne un sentimiento macabro de fascinación con lo fanático y el suicidio, algo que nos deprime y sacude.
Se vislumbra un afán de venganza con la figura paterna, a la cual de manera ambivalente execra y extraña, revivido en el penoso lugar que tienen los varones en su obra y en el rencor hacia el amante que la deja y al que quiere lastimar con su autodestrucción. Su vida es un aviso permanente de la muerte que va anunciando en sus poemas.
Cuando tenía 20 años Sylvia robó somníferos, se escondió en un rincón oscuro del sótano y se encerró en un armario. Se tragó el frasco entero. La encontraron de casualidad. La internaron en una clínica psiquiátrica y le hicieron un tratamiento de electroshocks, procedimiento que se repetiría en otra oportunidad.
En la madrugada del 11 de Febrero de 1963, poco después de escribir “Filo”, en su casa de Londres, subió al cuarto de sus hijos y les dejó pan con manteca y leche, antes de que llegara la niñera. Bajó a la cocina, selló con paños la puerta y la ventana, abrió el horno, metió la cabeza dentro y giró la llave de gas. Tenía 30 años. Había dejado una nota diciendo: Por favor llamen al médico. Era un acto incongruente e inexplicable ante la irrevocable decisión final. Su trágico destino no termina allí: su hijo Nicholas también se suicida a los 47 años.

Alejandra Pizarnick: El ángel petrificado. 

Alejandra

Nació con otro nombre, Flora, en Buenos Aires, el 29 de Abril de 1936, en el seno de una familia de inmigrantes rusos. Desde joven tuvo problemas con su aspecto físico y padeció trastornos de alimentación, por lo que comienza a tomar anorexígenos. También padece insomnio, acné y asma. En contraposición, tiene una hermana bonita y atractiva con la cual no puede competir ante los ojos de su madre. Se refugia en la lectura y se aísla. Además tartamudea.
Se inscribe en la carrera de Filosofía. Intenta mitigar su depresión analizándose con León Ostrov, de quien, según algunos, se enamoró.
Viaja a París, donde permanece desde 1960 a 1964. Allí conoce a Julio Cortázar, con quien la ligará una duradera amistad. Durante esos años lee y traduce a Rimbaud, Baudelaire, Lautremont, Breton y el surrealismo.
En sus “Diarios”, alude abiertamente a su bisexualidad, su lesbianismo, sus fantasías incestuosas y masoquistas, a sus orgasmos, las alusiones a supuestos abusos y violaciones.
Siempre vivió angustiada por el miedo a enloquecer.
El 25 de septiembre de 1972, mientras pasaba un fin de semana fuera del Servicio de Psiquiatría del Hospital Pirovano donde estaba internada por una depresión mayor, Alejandra se fue a su departamento y se tomó una sobredosis de barbitúricos.

Virgina Woolf: Bendita Soledad

Virginia_Woolf

Adeline Virginia Stephen nace el 25 de enero de 1882 en Kensington, Londres. Cuando fallece su madre tiene 13 años y padece su primera depresión. Psicoanalistas y biógrafos refieren  que sus hermanastros Gerald y George abusaron sexualmente de ella durante su infancia y adolescencia. Repetidas crisis la llevan a intentar suicidarse dos veces: La primera se tira de una ventana demasiado baja, la segunda, entra en coma a causa de la ingestión de barbitúricos.
Continúan sus crisis depresivas y hay quienes sostienen que las irrupciones de los delirios en los que pierde la conciencia de realidad y de situación, coinciden con los momentos en los que termina de escribir alguna de sus novelas.
Forma parte del célebre Grupo de Bloomsbury, que reúne escritores, pintores, economistas, ensayistas y críticos. Además, se convierte en una de las pioneras del feminismo.
El día 28 por la mañana (Marzo 1941), a los cincuenta y nueva años, aquejada calvez de una enfermedad bipolar, se suicida, cargando sus bolsillos de piedras, tirándose en el río Ouse, cerca de su casa de Sussex. Antes había escrito una carta de despedida a su marido.
Cuando perciben que no vuelve a la casa salen en su búsqueda. Quince días después, unos chicos ven el cuerpo flotando en el río Ouse, cubierto con un abrigo; en sus bolsillos, aún quedan algunas piedras como símbolo del peso que en la vida había tenido que soportar la gran Virginia Woolf.


Gabinete de Curiosidades: Rodolfo II de Hasburgo & Fernando II, Archiduque de Austria

Programa Temático: HEXEN 25.09.2014
Resúmen de los Gabinetes cubiertos en el programa

Rodolfo-II-Joseph-Heintz

Rodolfo II de Hasburgo:
Archiduque de Austria, Rey de Hungría, Croacia y Bohemia
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

Tenía la base de su gobierno y reinado en Praga
Carácter extremo. Pasaba de la apatía a la melancolía constantemente
Aficionado a la alquimia, astrología y magia
Apasionado de los juguetes mecánicos y relojes
Rodolfo II fue quien favoreció al ser coronado Rey de Hungría (1572) a la nobleza húngara, entre ella, Ferenc Nadasdy, esposo de la Condesa Sangrienta.

Rudolph

Gabinete de Curiosidades: Inmensa colección de manuscritos y libros raros de magia, alquimia, misticismo y rarezas
Se rumora recopiló y coleccionó enanos con los que formó un regimiento de soldados

Kunstkammer

Hada Boton

 

Ferdinand_II_King_of_Bohemia_Holy_Roman_Emperor

Fernando II, Archiduque de Austria
Tío de Rodolfo II de Hasburgo

Gabinete de Curiosidades: Colección con énfasis en pinturas de personas con deformidades

Ambras
Muchos portaretratos de autores desconocidos.
Pinturas de Gigantes, Enanos, Personas con Hipertricosis (Sindrome del hombre lobo), etc.

16th-century_unknown_painters_-_The_%22Hairy_Man_from_Munich%22_-_WGA23788
En este gabinete se encuentra el famoso retrato de Vlad Tepes

Vlad_Tepes_002
Se conserva casi intacto como “Sala de Arte y Prodigios” o “Chamber of Art and Curiosities”, Colección Ambraser, Castillo Ambras en Austria.

800px-Chateau_ambras


Esquema Apocalipsis Parte 1: Significados, Símbolos

martin100

Un esquema general  y básico sobre el Apocalipsis, según la interpretación eclesiástica
Hexen 20.03.2014: Programa Temático

En orden cronológico de las Imágenes a los Monstruos Apocalípticos.

* El Apocalipsis es el Libro del Misterio. Apocalipsis significa revelación

*Por acuerdo se fija que fue escrito alrededor del año 95 D.C.

2010ed0191_apocalypse_altarpiece_left_and_right

*Libro último de la Biblia escrito por San Juan a partir de las revelaciones que le fueron hechas para ser transmitidas a la Iglesia

* Simbolismo de los Colores:
Blanco: Victoria, Alegría, Pureza
Negro: Muerte
Rojo: Sangre

*Simbolismo de Objetos:
Cuerno: Fuerza, Poder
Ojos: Conocimiento, Ciencia
Cabeza: Inteligencia
Sol: Divinidad
Diadema o Corona: Soberanía

*Signifacado de los números:
7: Plenitud
6: Imperfección
12: Pueblo de Dios (12 Tribus de Israel, 12 Apóstoles)
1000: Una muchedumbre muy grande
2: Testimonio Veraz
(Según la ley de Moisés se necesitaban 2 testigos con igual testimonio para que fuera considerado veraz el testimonio)
144000 =12x12x1000= Una Muchedumbre inmensa
144000=1000x12x12= Una multitud muy grande de cada tribu de Isreal y de los que vinieron después a través de la evangelización de los 12 Apóstoles
24=12×2 ( 12 Tribus de Israel x 2 testimonio veraz) es la totalidad de la Iglesia: Todos los Obispos de todas las Iglesias Celebrando Misa.

the_number_of_the_beast_is_666_philadelphia_rosenbach_museum_and_library

*666 es lo máximo en imperfección (7 menos 1×3)
Número de la Bestia
“El que sea intelligent, que interprete la cifra de la Bestia. Es la cifra de un ser humano, y su cifra es 666”
666 suele aplicarse a César Nerón. Puede aplicarse a Dioclesiano y otros emperadores también
También Salomón recibe impuesto por 666 talentos de oro. Así se convirtió en rey injusto.

*El hilo de la trama en el Apocalipsis es la Iglesia. La Iglesia está presente desde el principio hasta el fin en El Apocalipsis. Es el primer plano.

*La finalidad del Apocalipsis es la iluminación de Dios sobre la peregrinación de la Iglesia en la historia, en medio de las fuerzas del mal. Es el gobierno de Dios sobre su Iglesia. El Apocalipsis muestra cómo conduce Dios a la Iglesia hasta el Cielo y revela las persecuciones que ha tenido desde el comienzo y las que irá teniendo más adelante y hasta el fin.

*El Apocalipsis anuncia un período de conflicto entre la Iglesia y la Bestia, que tendrá lugar hasta el final de los tiempos.
Una lucha a muerte en donde Cristo y sus seguidores triunfan.

*En la primera parte se dá una salutación trinitaria, referencia a tres Divinas Personas que sucede en Domingo. Imágenes y sonidos que se revelan a San Juan. Cristo con 7 estrellas en la mano derecha, referencia a los ángeles de las siete Iglesias: Los Obispos de esas comunidades.
Angel significa mensajero, pero en el Apocalísis no siempre se refiere a los espíritus puros.

* Posteriormente Juan recibe instrucciones, la revelación y cometido de escribir 7 cartas.
“Escribe en un libro lo que veas y envíalo a las siete Iglesias: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sarde, Filadelfia y Laodicea”
Eran Iglesias que ya eran cristianas, pero se habían desviado y debían arrepentirse. Continuaba la tendencia a la idolatría y ya había herejías amenazando a la Iglesia, sobre todo el gnosticismo(salvación por medio del conocimiento de secretos)
Son siete ciudades históricas que existieron. Casi todas desaparecieron como ciudades cristianas, hoy son musulmanas. Quedó sólo Esmirna, que es la sede de un Obispo Católico.

*Cada una de las cartas contiene una exigencia del cumplimiento de la Alianza: Si cumplen, tendrán bendiciones, si incumplen, tendrán maldiciones. Contienen un recordatorio de lo que estan haciendo bien y lo que va mal. Luego hay un llamado al arrepentimiento y cada una finaliza con una amenaza y un premio.

*Después de el cometido de las cartas se hace una descripción del Cielo y el Trono en donde se encuentra Dios.
24 ancianos, especie de senado celestial, representantes de la humanidad.

7 antorchas arden que son los siete espíritus de Dios. No son Angeles, es el Espíritu Santo. 7 Espíritus no son siete personas, sino la plenitud del Espíritu Santo.

Un lago transparente delante del Trono , símbolo de la Virgen María

4 Seres Vivientes ocupan el espacio entre el trono y lo que hay a su alrededor:
“Cuatro Seres Vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás. El primer ser viviente se parece a un león, el segundo a un toro, el tercero tiene un rostro como de hombre y el cuarto es como un águila en vuelo.”
Algunos interpretan los cuatro vivientes como la representación de los 4 Evangelistas, otros como los 4 puntos cardinales y el más aceptado en la Iglesia los ven como la respresentación de Jesús, quien está al mismo tiempo en el centro del trono, porque es Dios, y alrededor del trono porque es Hombre.
Los 4 seres vivientes simbolizan cuatro aspectos de Jesus:
León: Venció el León de la Tribu de David
Novillo: Fue ofrecido en sacrificio
Hombre: Hijo del Hombre
Aguila: Subió al Cielo.

Seven-Sealed-Scroll-Revelation-6-Who-Are-The-Four-Horsemen-e1359320124955

*Sigue entonces la apertura de el Rollo que está en la mano del Padre y hay un Angel que proclama “quién puede abrir el rollo”. San Juan llora porque nadio lo puede abrir. El Libro está enrollado y cerrado con sellos que representan los disgnios de de Dios, su Plan de Salvación. Sólo puede abrirlo el Cordero: Sólo Cristo puede abrirlo

*Cuando rompe los sellos suceden una serie de avisos en el mundo, que son calamidades o castigos para llamar a los hombres al arrepentimiento.

*Los cuatro primeros sellos son un grupo de cuatro caballos montados, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.
Jinete Blanco: Algunos piensan que es un símbolo de la guerra. Pero hay otro caballo que la simboliza. Este jinete no tiene efecto negativo como los otros tres. El color blanco es el color del cielo. El Jinete Blanco es Jesus, el Rey, el Mesías, el Vencedor.
Jinete del Caballo Rojo: Guerra
Jinete del Caballo Negro:Hambre, Carestía, Escasez
Jinete del Caballo Verdoso: Muerte. Color de los cadáveres en descomposición. “El que lo montaba se llama Muerte”

*El Quinto sello son los Mártires

*El Sexto Sello simboliza del dia de la justicia escatológica (al final de los tiempos) de Dios. Se anuncia la venida del Señor y los habitantes de la tierra tienen pánico.

*El Séptimo Sello permanece cerrado aún en este capítulo.

*El Siguiente capítulo habla de los 144,000
Antes de que sobrevengan los castigos, primero hay que marcar con el sello la frente de los servidores de Dios. Una señal de protección.
En Egipto fue la sangre de un cordero.
El profeta Ezequiel narra la marca con un cruz en la frente, alusión al Bautismo

*Hay dos grupos de 144,000
La Iglesia Militante aún en la tierra que aún no ha pasado por la prueba y necesitan ser marcados
La Iglesia Triunfante, los que vienen de la gran persecución

*Se dá la apertura del séptimo sello
“Cuando el Cordero abrió el séptimo sello, se produjo en el Cielo un silencio como de media hora”
Al abrirlo vienen las 7 trompetas, que son el primer castigo para que la gente reaccione. Es para despertar a la gente. Son un llamado al arrepentimiento.

BoomsHornsArchangelGabriel020414

*Las demás trompetas son castigos a los hombres, plagas.

apocalypse__great_beast_by_artstain-d2aj39q

*Monstruos Apocaliptícos:  Trinidad Inversa. Trinidad de Bestias
Dragón: Diablo  (El Padre)
Bestia de Mar   (El Hijo)
Bestia de Tierra  (El Espíritu Santo)

Continuará……


Los Vampiros de Dom Calmet

lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 9.06.2011)

“Cierto día empezó a aparecerse inopinadamente a los habitantes de una aldea, cerca de Kodom, el espectro de un pastor, y, a consecuencia del susto, o bien por otra causa cualquiera, todos murieron antes de una semana. Exasperados los demás campesinos ante aquello, fueron en busca del cadáver del pastor y le desenterraron, clavándole con una gran estaca en el suelo. Otra vez se apareció, sin embargo su espectro aquella misma noche, sumiendo a la población en terrores casi
apocalípticos y matando por sofocación a varios habitantes, en vista de lo cual, las autoridades locales entregaron el cuerpo del pastor al verdugo, el cual le quemó en un campo vecino. El cadáver –añade Des Mousseaux al comentar el hecho –aullaba como un loco, pateando y resistiéndose como si estuviese vivo, arrojando rojas oleadas de sangre por la herida de la estaca, y las apariciones de su espectro no cesaron hasta que el cuerpo todo no quedó reducido a cenizas.

“En más de una ocasión varios agentes de la justicia visitaron los lugares que, según públicos rumores, eran frecuentados por espectros. Los cadáveres de éstos fueron al punto exhumados y siempre se observó sano y sonrosado el cuerpo de todos los sospechosos de vampirismo. Se observaba también que los objetos familiares de las casas antaño habitadas por ellos en vida, se movían extrañamente sin que nadie los tocase. Por un celo muy natural, las autoridades se negaban generalmente a la cremación o a la decapitación, sin cumplir antes los procedimientos legales: se citaban, pues, testigos, y sus declaraciones eran oídas y atentamente meditadas. Luego
se pasaba al examen de los cadáveres desenterrados, y si presentaban, por su parte, las inequívocas señales dichas de su vampirismo, eran entregados al verdugo.

“La dificultad principal, empero, de todo esto, consiste en saber el cómo y cuándo estos vampiros pueden abandonar sus tumbas y, luego de realizar sus proezas, tornar a entrar en ellas, sin que parezca que la tierra haya sido removida lo más mínimo, habiéndosele visto por los testigos con sus habituales vestidos, comiendo y vagando en fin, de un lado a otro, cual si estuviesen vivos… Y si todo ello no es sino pura fantasía por parte de quienes se vieron favorecidos por semejantes visitas, ¿por qué, indefectiblemente se encuentran luego en sus respectivas sepulturas los cadáveres de tales espectros, frescos y flexibles, llenos de sangre, y sin ofrecer en su cuerpo señales de descomposición alguna?

“¿Cómo explicar el que al día siguiente de la noche en que repetidos espectros aterrorizaron con su aparición a los vecinos, sus pies resultaban sucios, y cubiertos de barro, cosa que no se observaba en modo alguno con los demás cadáveres del mismo cementerio? ¿Por qué, una vez quemados los cuerpos de los vampiros, nunca tornan a aparecer sus espectros y por qué, en fin, han ocurrido casos semejantes con tanta frecuencia en este país, haciendo imposible el desterrar de él tamañas supersticiones?”.

Fragmento Incluído en el libro Traité sur les apparitions des esprits et sur les vampires. Dom Calmet


Una Noche de Verano. Ambrose Bierce.

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 23.06.2011)

Ambrose Bierce: ¿Puede suceer tales cosas? / Cuentos fantásticos completos
Ed. Valdemar, colección Gótica
Periodista satírico, escritor de relatos, misántropo. Los críticos lo consideran perteneciente a la corriente del pesimismo del pensamiento, junto con Poe, Hawthorne, Herman Melville.

Ambrose Gwinnett Bierce (1842 – 1913) escritor, editor, periodista americano de agudo sentido satírico

El hecho de que Henry Armstrong estuviera enterrado no era motivo suficientemente convincente como para demostrarle que estaba muerto: siempre había sido un hombre difícil de persuadir. El testimonio de sus sentidos le obligaba a admitir que estaba realmente enterrado. Su posición -tendido boca arriba con las manos cruzadas sobre su estómago y atadas, que rompió fácilmente sin que se alterase la situación-, el estricto confinamiento de toda su persona, la negra oscuridad y el profundo silencio, constituían una evidencia imposible de contradecir y Armstrong lo aceptó sin perderse en cavilaciones.
Pero, muerto… no. Sólo estaba enfermo, muy enfermo, aunque, con la apatía del inválido, no se preocupó demasiado por la extraña suerte que le había correspondido. No era un filósofo, sino simplemente una persona vulgar, dotada en aquel momento de una patológica indiferencia; el órgano que le había dado ocasión de inquietarse estaba ahora aletargado. De modo que sin ninguna aprensión por lo que se refiriera a su futuro inmediato, se quedó dormido y todo fue paz para Henry Armstrong.
Pero algo todavía se movía en la superficie. Era aquella una oscura noche de verano, rasgada por frecuentes relámpagos que iluminaban unas nubes, las cuales avanzaban por el este preñadas de tormenta. Aquellos breves y relampagueantes fulgores proyectaban una fantasmal claridad sobre los monumentos y lápidas del camposanto. No era una noche propicia para que una persona normal anduviera vagabundeando alrededor de un cementerio, de modo que los tres hombres que estaban allí, cavando en la tumba de Henry Armstrong, se sentían razonablemente seguros.
Dos de ellos eran jóvenes estudiantes de una Facultad de Medicina que se hallaba a unas millas de distancia; el tercero era un gigantesco negro llamado Jess. Desde hacía muchos años Jess estaba empleado en el cementerio en calidad de sepulturero, y su chanza favorita era la de que “conocía todas las ánimas del lugar”. Por la naturaleza de lo que ahora estaba haciendo, podía inferirse que el lugar no estaba tan poblado como su libro de registro podía hacer suponer.
Al otro lado del muro, apartados de la carretera, podían verse un caballo y un carruaje ligero, esperando.
El trabajo de excavación no resultaba difícil; la tierra con la cual había sido rellenada la tumba unas horas antes ofrecía poca resistencia, y no tardó en quedarse amontonada a uno de los lados de la fosa. El levantar la tapadera del ataúd requirió más esfuerzo, pero Jess era práctico en la tarea y terminó por colocar cuidadosamente la tapadera sobre el montón de tierra, dejando al descubierto el cadáver, ataviado con pantalones negros y camisa blanca.
En aquel preciso instante, un relámpago zigzagueó en el aire, desgarrando la oscuridad, y casi inmediatamente estalló un fragoroso trueno. Arrancado de su sueño, Henry Armstrong incorporó tranquilamente la mitad superior de su cuerpo hasta quedar sentado.
Profiriendo gritos inarticulados, los hombres huyeron, poseídos por el terror, cada uno de ellos en una dirección distinta. Dos de los fugitivos no hubieran regresado por nada del mundo. Pero Jess estaba hecho de otra pasta.
Con las primeras luces del amanecer, los dos estudiantes, pálidos de ansiedad y con el terror de su aventura latiendo aún tumultuosamente en su sangre, llegaron a la Facultad.
-¿Lo has visto? -exclamó uno de ellos.
-¡Dios! Sí… ¿Qué vamos a hacer?
Se encaminaron a la parte de atrás del edificio, donde vieron un carruaje ligero con un caballo uncido y atado por el ronzar a una verja, cerca de la sala de disección. Maquinalmente, los dos jóvenes entraron en la sala. Sentado en un banco, a oscuras, vieron al negro Jess. El negro se puso de pie, sonriendo, todo ojos y dientes.
-Estoy esperando mi paga -dijo.
Desnudo sobre una larga mesa, yacía el cadáver de Henry Armstrong. Tenía la cabeza manchada de sangre y arcilla por haber recibido un golpe de azada.

Cuento incluído en el compilado de cuentos de Bierce Pueden suceder tales Cosas? Cuentos Fantásticos. Editorial Valdemar Gótica.


La Bruja sale de Fiesta. Gabriela Fonseca

Lectura Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 9.06.2011)

Gabriela Fonseca. Escritora y Periodista de la Jornada

Adela escuchó tañer la campana de la iglesia doce veces y dio vuelta a un reloj de arena que volvió a colocar sobre el único espacio de su escritorio que no estaba cubierto por papeles amarillentos y rizados, fotografías borrosas y polvo, muchísimo polvo que no la avergonzaba en lo más mínimo. El mundo está lleno de suciedad y nada se gana con limpiarla.
De un cajón del mueble sacó un globo de vidrio del tamaño de una toronja, en cuyo interior había una pequeña catedral dorada sumergida en líquido puro. En su fachada había un reloj que también marcaba la medianoche. Adela usó la manga raída de su vestido para pulir la cúpula de cristal y, con delicadeza, desatornilló un pequeño tapón de metal que sellaba un orificio en la cima del globo.
Le costó trabajo hallar el gran seguro que guardaba en el dobladillo gastado y mugriento de su vestido largo. Sentada ante su escritorio, apoyando con dificultad los codos en su superficie, se pinchó el índice derecho y lo exprimió para que creciera la gota de sangre que se formaba sobre la yema marchita de su dedo. Cuando esta gota se volvió tan grande como una perla, la vertió por el orificio del globo de cristal. Una nube roja se fue extendiendo como humo por el líquido y envolvió la diminuta catedral. Adela dejó el globo de cristal reposando sobre el escritorio.
Luego, abrió otro de los cajones y de él sacó una dentadura postiza completa que se colocó embonando cada parte en sus mandíbulas superior e inferior, y abrió la ventana, enmarcada en herrería negra y vetusta, de par en par. Ya nadie construía como antes.
Una ráfaga de aire frío entró a la habitación. Levantó trozos de periódico viejo que había en el piso, removió el polvo que lo cubría todo y jugueteó con las sábanas de la vieja cama de latón. Adela se reclinó en la silla del escritorio con las manos sobre el regazo y esperó.
Le dolían las piernas, le dolía el índice ensangrentado pero, sobre todo, le ardían las encías apretadas en la pasta rasposa de la dentadura postiza. Dentro del globo de cristal, la gota de sangre se había diluido casi por completo. Ya no podía tardar mucho.
El viento entró rugiendo por la ventana y posó, en el centro de la habitación de Adela, a un hombre que había arrastrado consigo. Estaba pálido, arrojaba espumarajos hambrientos y mostraba unos colmillos crecidos y llenos de sed. Iba vestido de policía y no entendía por qué el viento lo había llevado de pronto a ese lugar y lo hizo volar, con todo y su disfraz, sin que él lo hubiera querido.
Adela se apresuró a agarrar su esfera de cristal y la arrojó contra el policía. El globo reventó en su pecho de barril. El hombre, que nunca pudo salir de la confusión, aulló y se retorció mientras el líquido, como un ácido, le devoraba la carne, el músculo y el hueso, dejándole el pecho convertido en una cavidad profunda y negra. La vieja dio un salto y metió las manos en ese hueco para arrancar el corazón del vampiro, que aún pendía de algunas venas azulosas. El hombre dejó de aullar y de moverse porque de pronto quedó petrificado, para después desmoronarse convertido en ceniza.
Sin perder el tiempo que tenía en sus manos, al igual que ese trozo de carne oscura y caliente, Adela empezó a devorar el corazón a mordiscos apresurados, como quien se atraganta con una fruta jugosa. Al terminar, se chupó de los dedos la sangre que aún le quedaba; después se acercó al montón de ceniza y empezó a escarbar en él para recuperar su pequeña catedral de oro labrado, que guardó en el escritorio con llave.
Adela sacó un espejo de mano de otro cajón porque le fascinaba ver cómo la cabellera blanca y rala se volvía negra y lustrosa. La carne le hormigueaba al encogerse para volverse lozana. Se arrancó de la boca esa maldita dentadura postiza y vio como unos dientes saludables le brotaban de las encías jóvenes y sonrosadas.
Antes de que terminara el proceso, cuando aún podían verse unas cuantas canas en su mata de cabello ensortijado, empezó a armarse un peinado informal, levantando la cabellera con una peineta de carey y dejando caer mechones descuidados sobre su cuello y su frente. De un viejo ropero sacó botas de tacón alto, pantalones de mezclilla negra y una camiseta ombliguera que había comprado unos días antes. A las dependientas de la tienda en donde la adquirió les dijo que era un regalo “para su nieta”.
La fiesta ya había empezado y, seguramente, el muchacho que había visto jugando basquetbol en el patio de la preparatoria ya habría sacado a bailar a varias chicas.

Cuento incluído en el libro Los diablos de Teresa y otros relatos. Editorial Jus:


Fragmento-Ensayo: Doppelgänger Juan Antonio Molina Foix

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 23.06.2011)

¿Qué tienen en común Borges, Hoffmann, Nabokov, Stevenson, Henry James, Poe, Oscar Wilde, Hans Christian Andersen, Chamisso y otros tantos escritores cuya mención no cabe en una pregunta de dimensiones decentes? Que todos ellos trataron el tema del doble en sus escritos.

Pocos conceptos han obsesionado la imaginación humana tan perdurablemente y con tanta obstinación como el del doble. Las numerosas denominaciones intercambiables con las que se les conoce (sombra, reflejo, sosia, otro yo, imagen especular, anverso, espíritu protector, yo secreto, desdoblamiento de personalidad…) dan fe de su vasta popularidad y de su abundante repercusión literaria. Los griegos lo llamaban sosia o menecmo, en referencia a personajes de sendas comedias de Plauto inspiradas en Menandro, los romanos alter ego o genius (espíritu tutelar que protege a una persona o lugar), en la mitología escandinava se menciona el vardögr o vardager de Noruega o la fylgja de Islandia, en el viejo folklore escocés se le conocía como coimimeadh (el que camina con uno), mientras que en Inglaterra le llaman fetch o wraith (palabra de origen escocés, posiblemente derivada de la susodicha vardögr), con el significado en ambos casos de aparición o espectro, los románticos alemanes acuñaron el término doppelgänger (originalmente era doppeltgänger, literalmente <<el que camina al lado>> o <<el compañero de ruta>>), aunque las antiguas leyendas germánicas también lo denominan schutzgeist (espíritu protector).

Todos esos vocablos sugieren en esencia una concepción dualista de la naturaleza humana, ya evidente en las primitivas creencias animistas, en las que la sombra aparece como una de las representaciones más antiguas del alma, el medio mediante el cual el ser humano vio por primera vez su cuerpo, del que aquella representa una imagen fiel, aunque de sustancia más ligera.

[…]

Las antiguas leyendas nórdicas y germánicas narran el encuentro con el doble: la liberación del doble solía ser un acontecimiento nefasto que a menudo presagiaba la muerte. […]El primer doble literario de que se tiene noticia aparece en La epopeya de Gilgamesh. […] En respuesta a los ruegos de Gilgamesh, mítico rey de Uruk, la diosa Aruru, esposa del dios fecundador Marduk, crea del barro (lo mismo que el Adán bíblico) a su réplica Enkudu, amigo y colaborador, que morirá en sus brazos. La confrontación con el doble mortal le pondrá al corriente del destino del hombre y de su dimensión metafísica.

[…]

Sin embargo, tanto la intervención del término <<doble>> como la creación de una tipología adecuada que lo convirtió en motivo literario y en uno de sus temas poéticos favoritos, hay que atribuirlas al romanticismo alemán, concretamente a Jean Paul que lo adornó con elementos de la filosofía de Fichte. En su novela Siebenkäs aparece el vocablo por vez primera: “Se llaman dobles a aquellos que se ven a sí mismos”. En otra de sus novelas, hace uso de su personaje, obsesionado por el enigma de la identidad y el terror a los espejos, para ilustrar el fundamento filosófico de su angustia, llegando a bordear en la esquizofrenia.

Fragmento tipo ensayo, tomado del prólogo de Juan Antonio Molina Foix, para el libro Ater-Ego-Cuentos de Dobles. Editorial Siruela


Fragmento: Donde Mauricio encuentra a su ángel. Anatole France

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 9.06.2011)

Anatole France (1844 – 1924). Poeta, periodista y novelista francés. Premio Novel de Literatura.

Cuando Mauricio volvió a encontrar a su ángel de la guarda después que este último había renunciado a serlo para encabezar la segunda rebelión angelical, cayó a sus pies y ebrio de alegría le pidió que volviera a ser su ángel guardián.

Abdiel expuso que ya no podía ser el ángel tutelar de un cristiano por haberse arrojado a sí mismo al abismo. Se describió como alguien horrible que respira el odio y la furia; como un ser infernal, en resumen.

-Abdiel, ¿qué piensas hacer?

-¿No te lo he dicho ya? Luchar contra Aquel que reina en los cielos, destronarle, y poner a Satanás en su lugar.

-No harás eso. En primer lugar, no es el momento adecuado. La opinión pública no es favorable. No estarías en la onda, como dice papá. Lo que se lleva ahora es ser conservador y autoritario. La gente desea ser gobernada, y el presidente de la República va a hablar con el Papa. No seas terco, Abdiel, no eres tan malo como dices. En el fondo eres como todo el mundo: adoras al buen Dios.

-Creo haberte explicado ya, mi querido Mauricio, que Aquel a quien tomas por Dios, es tan solo un Demiurgo. Ignora por completo el mundo divino superior a él y se cree, de buena fe, el único y verdadero Dios. Encontrarás en la Historia de la Iglesia de monseñor Duchesne, tomo I, página 162, que este demiurgo orgulloso y limitado se llama Ialdabaoth. Y quizá concedas más crédito a este historiador eclesiástico que a tu propio ángel. Te tengo que dejar. Adiós.

-Quédate.

-No puedo.

-No permitiré que te vayas así. Me has privado de mi ángel de la guarda. Tú eres el que tiene que reparar el daño que me has causado. Dame otro ángel.

Abdiel objetó que le era imposible satisfacer semejante exigencia, pues se había enfadado con el soberano dispensador de espíritus tutelares y no podía obtener nada por ese lado.

-Tú me has cogido mi ángel de la guarda, así que devuélvemelo. -Exclamó Mauricio.

-¡No puedo!

-¿No puedes, Abdiel, porque eres un rebelde?

-Sí.

-¿Un enemigo de Dios?

-Sí.

-Un espíritu satánico?

-Sí.

-¡Muy bien! –exclamó el joven Mauricio-. Yo seré tu ángel de la guarda entonces. No te dejaré.

Y Mauricio llevó a Abdiel a comer ostras…

Fragmento de La Rebelión de los Angeles. Anatole France


Fragmento La Rebelión de los Angeles. Anatole France

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 23.06.2011)

Anatole France: La Rebelión de los Ángeles
Ed. Valdemar, colección Club Diógenes
Novela irónica, cáustica al estilo de Anatole France donde se vale del escrito metafórico para exhibir la miseria humana a través de sus personajes, que en este caso son ángeles en rebeldía.

Anatole France (1844 – 1924). Poeta, periodista y novelista francés. Premio Novel de Literatura.

El ángel emprendió su camino por las calles invadidas de una bruma rojiza, salpicada de luces amarillas y blancas, y en las que los caballos resoplaban su aliento humeante y los faros de los autos pasaban a gran velocidad.

[…] Buscó en un pequeño restaurante pero como no encontraba el rostro que andaba buscando, pues en la sala no había ningún ángel, tomó asiento en un pequeño velador de mármol que quedaba libre.

Cuando les aguijonea el hambre, los ángeles necesitan comer igual que los animales terrestres, y los alimentos que ingieren, transformados por el calor digestivo, se asimilan a su sustancia celestial. […]

Cuando estaba terminando su frugal cena, un joven con aspecto de pordiosero y ropas raídas entró en el restaurante y, tras buscar con la mirada entre las mesas, se aproximó al ángel y le saludó llamándolo Abdiel, pues él también era un espíritu celeste.

[…]

Su caída, producida hacía dos años, había sido repentina. Pertenecía al octavo coro de la tercera jerarquía, y tenía como misión transmitir la gracia a los fieles, que todavía perduran en buen número en Francia, especialmente entre los oficiales superiores del ejército de tierra y de la armada.

-Una noche de verano –contó-, cuando descendía del cielo para repartir consuelos, perseverancias e indulgencias  a varias personas piadosas del barrio de l’Etoile, mis ojos, aunque estaban acostumbrados a los resplandores inmortales, se deslumbraron ante las flores de fuego que sembraban los Campos Elíseos. Grandes candelabros que señalaban bajo los árboles la entrada a los cafés y restaurantes, conferían a las hojas los preciosos destellos de las esmeraldas. Largas guirnaldas de perlas luminosas delimitaban los recintos a cielo abierto, en los que se apretaba una multitud de hombres y mujeres ante una orquesta festiva y cuyas canciones llegaban confusamente a mis oídos. La noche era calurosa; mis alas empezaban a acusar descanso. Descendí hasta uno de esos conciertos y me mezclé, invisible, entre el auditorio. En ese momento apareció una mujer en el escenario, vestida con un traje corto de lentejuelas. Los reflejos de las candilejas y la pintura de su rostro impedían ver de ella otra cosa que su mirada y su sonrisa. Su cuerpo era flexible y voluptuoso. Cantó y bailó… Arcadio, siempre disfruté con la música y la danza; pero la voz corrosiva y los movimientos insinuantes de aquella criatura me provocaron una turbación desconocida. Palidecí, enrojecí, mis ojos se nublaron, la lengua se me secó en la boca; me quedé paralizado.

Y Teófilo le contó entre lamentos que había caído poseído por el deseo de aquella mujer y que no había regresado al cielo; pero, como había adoptado la forma humana se adaptó a la vida terrestre, pues está escrito: «En aquel tiempo, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas».

Era un ángel caído, y a pesar de haber perdido su inocencia al tiempo que la contemplación de Dios, conservaba al menos el candor espiritual. Se vistió con unos harapos que sustrajo del escaparate de un revendedor israelí y fue al encuentro de aquella a quien amaba. Se llamaba Bouchotte y vivía en un pisito, en Montmartre. Se arrojó a sus pies y le dijo que era adorable, que cantaba de forma deliciosa, que la amaba con locura, que por ella renunciaba a su familia y a su patria, que era músico y no carecía de medios de subsistencia. Conmovida por tanta pasión y candor, por tanta miseria y amor, Bouchotte le dio de comer, le vistió y le amó.

Fragmento de La Rebelión de los Angeles. Anatole France


Cuento Corto: El Amigo del Agua. Bioy Casares.

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 9.06.2011)

Cuento incluído en Palabra de Adolfo Bioy Casares. Conversaciones
con Sergio López, Emecé, Buenos Aires, 2000 e incluído en Una Magia Modesta (2ndo Libro)

Adolfo Bioy Casares (1914 – 1999). Escritor, periodista, traductor argentino. Amigo y  co-escritor de varios trabajos con Jorge Luis Borges


El señor Algaroti vivía solo. Pasaba sus días entre pianos en venta, que por lo visto nadie compraba, en un local de la calle Bartolomé Mitre. A la una de la tarde y a las nueve de la noche, en una cocinita empotrada en la pared, preparaba el almuerzo y la cena que a su debido tiempo comía con desgano. A las once de la noche, en un cuarto sin ventanas, en el fondo del local, se acostaba en un catre en el que dormía, o no, hasta las siete. A esa hora desayunaba con mate amargo y poco después limpiaba el local, se bañaba, se rasuraba, levantaba la cortina metálica de la vidriera y sentado en un sillón, cuyo filoso respaldo dolorosamente se hendía en su columna vertebral, pasaba otro día a la espera de improbables clientes.

Acaso hubiera una ventaja en esa vida desocupada; acaso le diera tiempo al señor Algaroti para fijar la atención en cosas que para otros pasan inadvertidas. Por ejemplo, en los murmullos del agua que cae de la canilla al lavatorio. La idea de que el agua estuviera formulando palabras le parecía, desde luego, absurda. No por ello dejó de prestar atención y descubrió entonces que el agua le decía: “Gracias por escucharme”. Sin poder creer lo que estaba oyendo, aún oyó estas palabras: “Quiero decirle algo que le será útil”. A cada rato, apoyado en el lavatorio, abría la canilla. Aconsejado por el agua llevó, como por un sueño, una vida triunfal. Se cumplían sus deseos más descabellados, ganó dinero en cantidades enormes, fue un hombre mimado por la suerte. Una noche, en una fiesta, una muchacha locamente enamorada lo abrazó y cubrió de besos. El agua le previno: “Soy celosa. Tendrás que elegir entre esa mujer y yo”. Se casó con la muchacha. El agua no volvió a hablarle.

Por una serie de equivocadas decisiones, perdió todo lo que había ganado, se hundió en la miseria, la mujer lo abandonó. Aunque por aquel tiempo ya se había cansado de ella, el señor Algaroti estuvo muy abatido. Se acordó entonces de su amiga y protectora, el agua, y repetidas veces la escuchó en vano mientras caía de la canilla al lavatorio. Por fin llegó un día en que, esperanzado, creyó que el agua le hablaba. No se equivocó. Pudo oír que el agua le decía: “No te perdono lo que pasó con aquella mujer. Yo te previne que soy celosa. Esta es la última vez que te hablo”.

Como estaba arruinado, quiso vender el local de la calle Bartolomé Mitre. No lo consiguió. Retomó, pues, la vida de antes. Pasó los días esperando clientes que no llegaban, sentado entre pianos, en el sillón cuyo filoso respaldo se hendía en su columna vertebral. No niego que de vez en cuando se levantara para ir hasta el lavatorio y escuchar, inútilmente, el agua que soltaba la canilla abierta.

Fuente: Palabra de Adolfo Bioy Casares. Conversaciones
con Sergio López, Emecé, Buenos Aires, 2000 e incluído en Una Magia Modesta (2ndo Libro)

 


Fragmento de La Piedra de la Locura. Fernando Arrabal

Lectura Programa Temático: Cuentos Cortos (HEXEN 9.06.2011)

Un día, al mirarme en el espejo, observé que se me caían tres trozos de la cabeza como si fueran tres pequeños adoquines. Con cuidado logré colocármelos de nuevo.
Al día siguiente se me cayeron siete trozos. En efecto, parecían diminutos adoquines. Los volví a colocar teniendo cuidado de no cambiarlos de sitio.
A partir de entonces todas las mañanas se me caen trozos de cabeza e incluso de cara. Hay mañanas que se me desmorona media cabeza. Tengo que pasarme horas enteras en el cuarto de baño hasta lograr colocarlos de nuevo.
Hoy he sorprendido a mis familiares que, a mi espalda, comentaban:
“Está cada día más raro, ahora le ha entrado la manía de no mover la cabeza en absoluto y de encerrarse horas y horas en el cuarto de baño”.

Fragmento de La Piedra de la Locura. Fernando Arrabal (Escritor y Cineasta Español)